Rompiendo el Muro del Silencio – cero tolerancia al acoso sexual

Recientemente se ha dado a conocer que un prominente astrónomo, con muchos logros en su campo de investigación, ha sido encontrado culpable de acosar sexualmente a estudiantes de su universidad desde el año 2001.

Geoff Marcy se ha destacado por sus descubrimientos en exoplanetas, entre otros logros en el campo de la investigación científica. Su comportamiento inmoral ha causado sorpresa e indignación en las personas que admiramos a los científicos en cualquier disciplina.

Mi opinión personal es que, no importa de quién se trate, todos debemos respetar el derecho de los demás, sin excepción. El ser una eminencia científica no justifica acosar y angustiar a mujeres jóvenes que buscan lograr sus sueños profesionales. Nadie puede quedarse callado ante situaciones como ésta, el callar nos hace cómplices del delito. No debemos tolerar esto bajo ninguna circunstancia.

A continuación comparto la traducción de una editorial escrita por Nathalie Cabrol, directora del Centro Carl Sagan, de SETI Institute, quien describe a la perfección el sentir de gran parte de la comunidad científica ante estos  hechos:

Editorial: Rompiendo el muro de silencio

Nathalie A. Cabrol

Directora, Centro Carl Sagan. SETI Institute

El anuncio de la semana pasada en relación con la admisión de culpabilidad del famoso astrónomo Geoff Marcy de varios casos de acoso sexual, es un doloroso recordatorio de que aún tenemos mucho por hacer en nuestra sociedad, para evitar que este tipo de eventos sucedan por completo.

Siento el impulso de escribir mis pensamientos, no sólo porque soy una mujer que no puede tolerar tal comportamiento, sino porque para mí el acoso sexual no es solamente un hombre que persigue a una mujer, se trata de cualquier ser humano que abusa de la confianza y responsabilidad asociada con una posición de poder y viola los derechos y privacidad de otro ser humano. Esto es totalmente inaceptable.

También comparto mi sentir debido a que soy líder de un maravilloso grupo de hombres y mujeres que representan el espectro completo de la diversidad en etnias, religiones y orientaciones sexuales. Nosotros aceptamos la diversidad y nos respetamos mutuamente y estos hombres y mujeres deben sentir que siempre pueden acercarse a mí, en todo momento, para expresar sus preocupaciones o reportar problemas.

Igualmente, cuando suceden violaciones , todos somos responsables: La institución, empresa, organización o grupo que, con conocimiento de lo que ocurre, siguen permitiendo que ocurran estas violaciones por temor al escándalo o a la pérdida de prestigio y/o privilegios, es tan culpable como el perpetrador de la violación. Los directivos de instituciones y organizaciones tiene la responsabilidad de responder pronto y con decisión a todas las instancias de acoso de cualquier tipo y no deben existir ocultamientos o represiones. También están los testigos que no se hacen presentes porque tienen miedo de hacerlo. ¿Cómo puede uno sentirse seguro de hablar cuando el directivo o líder que lo debe apoyar es el mismo líder que lo traiciona? ¿Cómo puede alguien hacerse presente cuando se tiene miedo a ser castigado?

Se requiere una valentía tremenda, el tipo de valentía que las mujeres alrededor del mundo recién comienzan a encontrar. La única manera de vencer el acoso sexual es romper el muro de silencio, si cada uno de nosotros se une, el acoso no podrá continuar.

El acoso debe ser detenido, una voz a la vez. Es muy común que las personas se mantengan en silencio después del hecho, simplemente porque sienten mucha vergüenza de que esto pueda suceder en un círculo de profesionales educados. También nos ocultamos cómodamente detrás de frases como “no debemos juzgar”. Lo lamento, pero ahora es el momento de hacerse presente y hacernos responsables nosotros mismos y a nuestros colegas también. Nuestro silencio nos hace cómplices del proceso que promueve el acoso sexual y otras conductas de abuso y todos necesitamos hacernos responsables. Se trata de la dignidad humana, se trata de decencia humana.

En este caso particular, más qué el trauma y la angustia que se sufrió existe el daño colateral: mujeres jóvenes que fueron traicionadas y abusadas, algunas de ellas dejarán el campo de conocimiento que eligieron y en donde buscaban realizar su pasión por la investigación. Otras mujeres retiran sus solicitudes de estudios postdoctorales. Es una disciplina totalmente científica que ha sido dejada de lado por esto. Por esta razón tampoco puedo quedarme callada.

Para todos los hombres y mujeres jóvenes alrededor del mundo que nos admiran y nos buscan para que los guiemos, debemos hacernos presentes y hacerles saber que el alcanzar sus sueños dependerá de su propio esfuerzo y trabajo arduo, en un lugar con un ambiente seguro y motivador.

 

This entry was posted in Instituto SETI, Miscelaneous - Varios. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *